¡Acción por la literatura!

Echa a volar tu imaginación y ponte en Acción por la literatura.

Para festejar el Día del Niño (30 de abril) y el Día Mundial del Libro y del Derecho de autor (23 de abril), te invitamos a leer el cuento y luego a dibujar a los personajes o la historia en general, usando tu imaginación.

Cuando termines tu dibujo puedes tomarle una foto o escanearlo y subirlo a la página de ¡Clic Clac!

Todos los dibujos recibidos serán publicados aquí, a partir del 29 de abril, y presentados en la pantalla de Canal 22.

El quijote de la mancha



Autor: Miguel de Cervantes Saavedra

En un lugar de La Mancha vivía un hombre flaco hasta los huesos, seco de carne en el cuerpo y rostro. En su tiempo libre gustaba de leer historias de caballeros, tan entusiasmado estaba que olvidó su gusto por la caza y descuidó sus propiedades; hasta vendió sus tierras de sembradíos para comprar todos los libros de caballería que pudo.
Tan grande era su obsesión que el hombre perdió el juicio y completamente enloquecido decidió convertirse en un caballero andante en búsqueda de aventuras por el mundo, así que tomó las armas viejas y olvidadas de sus bisabuelos y las reparó.
También tuvo que buscar un nombre que representara la grandeza y fortaleza de su caballo, así que, después de cuatro días de pensar, decidió nombrarlo Rocinante; hay que decir que Rocinante solo era fuerte y grande ante los ojos del nuevo caballero, pues en realidad era un pobre caballo torpe. Por supuesto, él también necesitaba un nombre grandioso, tardó ocho días en autonombrarse Quijote.
Como buen caballero, necesitaba una damisela de quien enamorarse y darle a conocer sus grandes hazañas. Fue así que nombró Dulcinea a una muchacha de la cual había estado enamorado desde hace tiempo.
Se dio cuenta que necesita también un escudero, pues así lo marca la tradición caballeresca. Logró convencer a un pobre hombre, Sancho Panza, para que lo acompañe en su travesía, ofreciéndole varias islas si se iba con él de aventura. Sancho, a diferencia del Quijote, era un hombre sencillo y bonachón, quien a lo largo del viaje, trataba de evitar que el Quijote se metiera en problemas.
Así fue como se embarcaron hacia una gran aventura. Se enfrentaron contra molinos de viento, que el Quijote veía como gigantes malvados, confundió también rebaños de ovejas con grandes ejércitos, la escolta de un difunto con fantasmas y muchas más peripecias, hasta que finalmente decidieron volver a casa.
¡Sube aquí tu dibujo!
< Atrás